Pou-pourrait de reflexiones sobre cualquier tema de actualidad. El autor no garantiza tener mucha idea sobre lo que está hablando.

24.11.05

Post hoc, ergo propter hoc

Hay una serie en TV que me encanta, y a la que la 2 suele maltratar con bastante saña. Es El Ala Oeste de la Casa Blanca. En esa serie se hace un entretenido retrato en clave de humor de los entresijos de la administración de un presidente demócrata. Recomiendo a todos los que no la hayan visto que le echen un ojo cuando empiecen a reponer episodios, que será dentro de poco (creo).

En la primera temporada de esta serie hay un capítulo que lleva el mismo título que este post. En él, la Secretaria de Prensa de la Casa Blanca recomienda al Presidente que se modere con los chistes, pues cree que un chiste del Presidente sobre los sombreros tejanos provocó que los demócratas perdieran allí unas elecciones. A lo que el Presidente responde: "C.J., en tu tumba tendrán que escribir Post Hoc Ergo Propter Hoc". Después de esto, el Presidente pregunta a algunos colaboradores si saben lo que significa la frase, y el Jefe de Gabinete responde que la traducción es "después de esto, luego a consecuencia de esto". Y el Presidente termina explicando el sentido; una cosa sigue a otra, y se suele pensar que la segunda está causada por la primera. Pero esto no siempre es cierto, de hecho casi nunca lo es. Y pregunta a la Secretaria de Prensa: "C.J., ¿sabes cuando perdimos Texas?", a lo que la otra responde "Cuando usted aprendió latín, señor".

Todo esto me ha venido a la mente al leer las acusaciones que desde ciertas tribunas se le hacen al Presidente del Gobierno, sobre el tema de la OPA a Endesa, la reunión con Durao-Barroso y la pérdida de los fondos estructurales. Resulta bastante gracioso ver a gente afirmando que Zapatero ha hecho un pacto secreto con el diablo, pacto que implica a los 25 miembros del colegio de comisarios (muchos de los cuales tienen claras sintonías ideológicas con el PP) para que todos ellos votaran a favor de dar el control de la OPA al gobierno de España, a cambio de aceptar el fin de los fondos estructurales. Es decir, que Zapatero acepta perder cantidades ingentes de dinero sólo para poder tener el control de una OPA que ni le va ni le viene. Ni siquiera Carod-Rovira firmaría semejante trato, pues los beneficios de los fondos estructurales para Cataluña (aunque no los reciba directamente) son evidentes, y no superan los beneficios que puede traer la OPA (que no van más allá de cierto orgullo por el poder demostrado de las empresas catalanas).

Lo malo es que cuando se observa esta situación con un poco de perspectiva, deja de ser tan graciosa. Los fondos estructurales para España tienen el final a la vista, pues España se ha desarrollado bastante desde que los percibe, y después de la ampliación de la UE con diez nuevos miembros, hay países que están mucho peor que nosotros. De hecho, durante el gobierno del PP ya se avisó que la fecha final sería el 2007, aunque se está negociando para ampliarla. No es difícil imaginar que el PP, en su peculiar estrategia de oposición, va a vincular esa pérdida anunciada desde hace años con el tema de la OPA desde el momento que los fondos empiecen a reducirse. Llevan escrito en la frente el Post Hoc Ergo Propter Hoc.

El objetivo: desgastar a Zapatero.
El precio: enmarronar al presidente de la Comisión y al colegio de comisarios y crear más animadversión contra Cataluña (por el tema de la OPA, perdimos los fondos estructurales, dirá más de uno)
El fundamento: una asociación temporal no demostrada. De hecho, este tipo de argumentos son falacias lógicas. Más concretamente, falacia de post hoc, ergo propter hoc.

Hay que tener poca vergüenza...


13.11.05

Contabilidad creativa

Señores, el pueblo ha hablado, y su voz se ha oido alta y clara: No a la LOE. Dos millones de personas se han manifestado contra la ley de educación que ha propuesto el gobierno de Zapatero.

Sin tener una panorámica global del tamaño de semejante concentración podemos hacer una estimación usando la consabida fórmula de cuatro personas por metro cuadrado. No creo que los manifestantes, como católicos y patriotas que son, se dedicaran a hacer cosas propias de la antiespaña como los castellers, así que supondremos que todos tenían los pies en el suelo y que la cifra de cuatro por metro cuadrado es correcta. Ergo, la superficie total es de unas 50 hectáreas.

Usando el SIGPAC, podemos obtener una estimación de la superficie de la manifestación:


Ahí lo ven; no sólo se ocupó el Paseo del Prado, la plaza de Cibeles y la Puerta de Alcalá, sino todos los edificios adyacentes. Los españoles de bien no reparan en obstáculos físicos para hacer oir su mensaje.

Actualizacion: aqui podéis ver el guión de una obra de teatro buenísima, con Losantos y Nacho Villa como protagonistas.

11.11.05

Dos gardenias para mí...

Noticias frescas en el culebrón Rectorado vs. Colegios Mayores. Después de haber pensado en tres o cuatro sitios para poner una carpa donde celebrar las fiestas del nuevo de los colegios mayores (y descartarlas después de descubrir que no cabía. La medida de superficies es una disciplina sólo al alcance de unos pocos elegidos que conocen el Google Earth) y tras reunirse en "cónclave" (o aquelarre, según gustos), han descubierto el lugar idóneo para organizar un evento de estas características: el Jardín Botánico de Ciudad Universitaria.

Sí, amigos lectores, el Jardín Botánico. No se exactamente que esperan, pero cuando descubran que un ejemplar escasísimo y en peligro de extinción del rododendro de Madagascar (por decir algo) ha muerto envenenado por la orina alcoholizada de algún borracho, que no se sorprendan. No se, igual quieren hacer un ciclo sobre los ecosistemas del mundo, el primero que toca es el desierto del Sahara o la estepa siberiana y quieren ir preparando el terreno.

En fin, otra ocurrencia más de un grupo de cómicos sin igual.

10.11.05

Efemérides: Noventa años del nacimiento de Fernández Miranda

En estos tiempos en los que está tan de moda recordar los tiempos de la hiper-glorificada Transición (así, con mayúscula y todo) se echa de menos el recuerdo para una de las tres figuras que la hicieron posible. Dos de ellas, el rey Juan Carlos I y Adolfo Suárez, tienen pleno reconocimiento como artífices de la democracia. Sin embargo la tercera, Torcuato Fernández Miranda, prácticamente sólo es recordada por los aficionados a la historia, a pesar de su papel fundamental en aquel turbulento periodo.

En el link de arriba se puede encontrar una biografía bastante buena, pero a mi me gustaría resaltar los dos puntos en los que reside su mayor aportación a la Transición.

El 20 de noviembre de 1975, fallece el general Francisco Franco. Dos días despues, y de acuerdo con lo expresado en el 69 por el propio Franco, Don Juan Carlos de Borbón es coronado Rey de España. Las primeras decisiones que tiene que tomar son los nombres que ocuparán la presidencia del Gobierno, de las Cortes y del Consejo del Reino. Para el primer puesto mantiene a Carlos Arias Navarro, último jefe de Gobierno con Franco, mientras que para los otros dos puestos nombra a Fernández Miranda, antiguo preceptor suyo.

Como presidente del Consejo del Reino, y después de la dimisión/cese de Arias Navarro en julio de 1976, consigue incluir a Adolfo Suárez en la terna de candidatos para el puesto de presidente del Gobierno. Según las leyes del régimen, el Rey debería elegir entre esos tres nombres para ocupar el puesto. Como todo el mundo se imagina, elige a Adolfo Suárez.

Y como presidente de las Cortes franquistas, es uno de los redactores de la Ley para la Reforma Política, que abrirá las puertas a la legalización de los partidos políticos y a la elección democrática de las Cortes, y consigue su mayor hazaña: que las Cortes, por mayoría de dos tercios, aprueben una reforma que es su muerte política (este episodio es conocido como el harakiri).

Estos dos hechos, piezas fundamentales de la Transición, exigen un recuerdo para la figura de Torcuato Fernández Miranda mucho mayor del actual.

9.11.05

La caida del caballo de Carlos Carnicero

Carlos Carnicero es un especimen realmente curioso. El cómo pasó de presentar un programa en telecinco que era el paradigma de la televisión basura (Confesiones, para el que no se acuerde) a convertirse en tertuliano y todólogo de moda es algo que debería ser objeto de un estudio teológico. Porque no se había visto nada igual desde que S. Pablo se cayó del caballo camino de Damasco, pasando de dedicarse a la caza del cristiano a ser uno de los que dieron forma a su doctrina.

Toda esta reflexión (que puede que no venga mucho a cuento) me ha venido a la cabeza leyendo este artículo suyo en El Plural, en el que se despacha a gusto contra la Iglesia Católica, la COPE y Jiménez Losantos (tres elementos que no son santos de mi devoción). El problema es que la profundidad intelectual de Carnicero sólo le permite hacer un batiburrillo de los cuatro o cinco clichés que tiene bien aprendido para llegar a una conclusión que es obvia desde el momento en que se lee el título del artículo.

Para empezar, el ínclito articulista hace una encendida loa del acuerdo tácito entre los medios de comunicación para dejar a la Monarquía fuera del debate político. Algo que comunmente es conocido como "el pacto de silencio". Esta iniciativa, que en un principio pudo tener sentido para evitar la desestabilización de la institución en unos tiempos convulsos, ha degenerado en una situación en la que los medios se comportan como meros hagiógrafos del Rey, resaltando cualquier tontería entrañable procedente del mismo y silenciando cosas como ciertos escándalos sexuales o económicos que en el caso de tratarse de cualquier otro político, hubieran recibido toda la atención necesaria. No creo que la idea sea que los medios se conviertan en algo como sus homólogos británicos, pero hay muchos países de Europa donde se informa de la monarquía de una manera más racional y no pasa nada.

Posteriormente Carnicero critica a la Iglesia por romper ese pacto, algo que considero que está fuera de lugar. No comulgo con las ideas que destila la COPE día a día, pero creo que tienen derecho a expresarlas en voz alta, siempre que no incurran en algún delito. Que sea la COPE la que tenga que traer normalidad al trato sobre la monarquía es algo que al resto de los medios serios debería dar vergüenza.

Finalmente, en un claro ataque ad-hominem contra el reportero más dicharachero Jiménez Losantos, compara sus micrófonos con los cañones de los nacionales. No hombre, no. Si hemos de sacar alguna comparación con algún episodio de la guerra (in)civil, que sea con las incendiarias proclamas radiofónicas de Queipo de Llano. Las palabras no matan, y puede que Jiménez Losantos sea un desquiciado que pierde a marchas forzadas todo nexo con la realidad, pero la comparación esta fuera de lugar.

PD: No me gusta nada la supuesta campaña contra la COPE. No es que estemos en los extremos que los victimistas voceros de la Iglesia estan denunciando, pero creo que eran mejores los tiempos en que se obviaban las barbaridades que salían de las ondas eclesiales. Como se dijo una vez de un conocido mío, a Losantos no hay que decirle que sí ni que no, hay que obviarlo. No tendrá mas importancia que la que se le quiera dar.

La última cacicada del Rectorado

Desde hace cierto tiempo, el Rectorado de la Universidad Complutense de Madrid está intentando meterle mano a los colegios mayores de la UCM. Las razones de ello se me escapan (y sería una tontería pensar que lo hacen por el placer de tocar las narices...)

Una de las últimas batallas que se están librando en esta pequeña guerra es la de las fiestas del nuevo. En un colegio mayor, la fiesta del nuevo es uno de los eventos más importantes, ya que es una especie de ceremonia simbólica en la que los nuevos residentes dejan de ser novatos y pasan a formar parte de la comunidad con todas las de la ley. Todo ello en un ambiente de excesos etílicos y de otros tipos que no detallaré. Estas fiestas son algo que los nuevos recuerdan con cariño; habrá más fiestas, pero no serán lo mismo.

Pues bien, hace unas semanas el C.M. Santa María de Europa tenía previsto celebrar su fiesta del nuevo. Por razones nunca bien explicadas (oficialmente la seguridad, extraoficialmente, ciertos comportamientos que se habían producido el día anterior) el director de dicho colegio decidió cancelar la fiesta del nuevo horas antes de que esta tuviera lugar. Hasta aquí, podría parecer normal o entendible.

Pero el director del Europa, no se si por incompetencia, debilidad o ambas cosas, cometió dos errores garrafales: uno, permitió una asamblea de seis horas donde se estaba discutiendo si la fiesta se iba a hacer o no. Segundo, abrió una linea directa con el Rector Magnífico (nótese el tono de choteo) de la UCM, don Carlos Berzosa, para preguntarle que había que hacer. Estos dos errores combinados provocaron una serie de acontecimientos que nos han llevado a la situación actual.

La asamblea del Europa se eternizaba, y la Vicerrectora de Estudiantes, Agitación y Propaganda (ahora va sin cachondeo), doña Margarita Barañano decidió personarse en el lugar de los hechos. A partir de aqui los hechos son ciertamente confusos, pero los expondré someramente. En algún momento de la tarde-noche, a algún imbécil con cargo se le ocurrió, por motivos de seguridad, ordenar a los seguratas cerrar a cal y canto las puertas del Europa ¡evitando que los que estuvieran dentro pudieran salir!. No se si alguna vez descubriremos la identidad del lince en cuestión, pero si puedo le mandaré unas fotocopias de ciertos extractos del Código Penal, a ver si le inspiran en actuaciones futuras. Bueno, como puede suponerse, los del Europa se cabrearon con bastante razón. Y decidieron pedir ayuda a otros colegios mayores (entre ellos, el de los dos autores de esta página). La gente, al enterarse de esta antepenúltima cacicada, subió rauda hasta el Europa (sito en la calle Cea Bermúdez), a las puertas del cual se organizó una concentración en protesta por el encierro.

El asunto se estaba saliendo de madre y, para terminar de arreglarlo, apareció en aquel momento el hombre que destila talante por todos los poros de su piel (y no estoy hablando del presidente Rodríguez Zapatero). El Rector Magnífico de la UCM, alertado de que la que se estaba liando era parda, tuvo la feliz ocurrencia de personarse también en el lugar de los hechos. Si estuviera hablando de una persona evidentemente menos talantosa, supondría que fue a la concentración-manifestación a hacerse un par de fotos, a que le gritaran cuatro barbaridades y así poder aparecer como la víctima de una situación que la incompetencia de sus subordinados había creado. Pero claro, estamos hablando de don Carlos Berzosa (alias TalanteMan) que, por supuesto, fue a la manifestación a dialogar y encontrar una solución. Como no.

El resultado de toda esa tarde de diversión sin igual fue que el Rectorado, para guardar un poco las formas y maquillar la alcaldada del director del Europa, decidió agarrarse al clavo ardiente de la seguridad. Y una vez metidos en harina se les ocurrió, de paso, que ningún colegio mayor cumple estrictamente las normas de seguridad (como el 98% de los bares de Madrid). Si lo que está claro es que a esta gente todo lo que les falta de competencia lo compensan con una malevolencia sin par. Pero claro, cargarse todas las fiestas porque sí es algo que no casa con su "buen" talante. Así que se comprometieron a montar una carpa donde todos los colegios pudieran celebrar sus fiestas en paz y armonía. Es lo que tiene hablar y hablar sin meditar las consecuencias.

Dias después, la Vicerrectora de Estudiantes y etc. convocó una comisión de representantes de los seis colegios mayores de la UCM donde dejó meridianamente clara esta penúltima cacicada: las fiestas no se celebrarían dentro de los colegios mayores (rompiendo una tradición de más de cincuenta años en algunos casos) y la opción era la carpa o nada. Los representantes de los colegios mayores cedieron, y con la garantía de que tendrían autonomía para organizar su fiesta, aceptaron la difusa idea de una carpa de la que entonces no se sabía ni donde iba a estar situada, ni las dimensiones, ni nada.

¿Cuál es el problema? Pues que una carpa cuesta dinero, mucho dinero. Y esta supuesta izquierda progresista que gobierna la UCM se apunta rápido al teatro de las buenas intenciones, hasta que les toca rascarse el bolsillo. Entonces todo se vuelve cuesta arriba.

Para poder financiar su maravillosa idea encontraron dos vías. Una, ya esperada, era empapelar la carpa con publicidad. La otra era quedarse con las barras de la fiesta y vender ellos el alcohol. El problema es que eso rompe frontalmente el compromiso de autonomía de los colegios que ellos habían formulado.

Es obvio que en este tipo de fiestas se bebe mucho alcohol. Normalmente, quien vendía ese alcohol eran los responsables de las cafeterías de los colegios mayores (que lo vendían a precios asequibles). En algunos colegios, para evitar que la gente hiciera botellones, se optó por soluciones más audaces, como pagar entre todos los colegiales una barra libre y que luego nombrar gente responsable para servir las copas. O nuestro caso, vender las copas a precio de coste. Así, con precios en las copas de 1.5 y 1.8 euros, evitábamos que la gente se dispersara para hacer botellón, y el dinero se destinaba únicamente a cubrir los costes. Aparte la gente sabía que el alcohol que se iba a vender era de buena calidad.

Y de repente nos encontramos con esta última cacicada. El rectorado, con un olfato sin igual para el tema de la pasta, nos impone un tío vendiendo copas, con camareros a sueldo y alcohol de dudosa calidad. Y a unos precios que superan el doble de lo que nos costaban a nosotros. En fin, tampoco sería para sorprenderse, viniendo de este rectorado del que no se puede esperar ni una mala palabra ni una buena acción. Se les llena la boca hablando de la tolerancia, el progreso y el respeto, mientras pasan por encima sistemáticamente, como si de una división panzer se tratara, de todo lo que hace 7 años significaba un colegio mayor.

¿Por qué lo hacen? No lo se. Los colegios mayores tienen una tradición de decadas y sobrados ejemplos de excelencia académica. Quizás nuestro único error es haber caído en manos de unos aprendices de brujo a los que no podemos votar. Porque no podemos. ¿A que es curioso que siendo los que más dinero pagamos a Complutense de todos sus alumnos, y dependiendo nuestra convivencia de las decisiones del Rectorado, no podamos votarle si no estudiamos en cualquier universidad que no sea la UCM?

"Venceréis, pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis
sobrada fuerza bruta; pero no convenceréis, porque convencer
significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os
falta: razón y derecho en la lucha."
Miguel de Unamuno

8.11.05

Colegios Mayores

Quizá sea porque a mi me toca muy de cerca, o porque soy una de las pocas personas que conoce realmente como funciona un Colegio Mayor, pero estoy ya cansado de escuchar como se demoniza a estas instituciones y a la gente que vive en su interior.

Los dos ultimos articulos que he visto publicados al respecto, dejan lindezas hacia los que residen en ellos como "gañanes de mancebía" o "patanes de taberna" de manera gratuita y completamente maliciosa. Parece que durante estas fechas (el comienzo del curso) es la única época del año en que por las llamadas vejaciones (inexistentes, por cierto. Y no lo digo yo, sino el Vicerrectorado de Estudiantes de la Universidad Complutense de Madrid) se hace referencia a ellos, cuando en realidad un Colegio Mayor es todo menos eso. Pero claro, las conferencias, sobre casi cualquier tema, que en ellos se celebran, o la infinidad de actividades deportivas, sociales, culturales, etc... que promueven no venden ni la decima parte de periodicos que frases como "concursos de ver quien vomita más lejos".

Desde aqui quiero invitar a cualquiera que quiera conocer (sin tener que vivir en ellos) lo que realmente es una de estas instituciones a que pruebe a pasar un dia en alguno de ellos, en su cafetería, o en sus zonas públicas (casi todo, salvo las habitaciones y poco más) y que respire el ambiente que en ellos se vive, y después, casi con toda seguridad me dará la razón.

"Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad"
Joseph Goebbels

6.11.05

Polanco y el anillo único

Hoy he tenido el placer de leer en el periódico El Mundo una curiosa entrevista al inefable locutor radiofónico Federico Jiménez Losantos. La primera impresión que me ha venido a la mente es lo novedoso del formato de la entrevista en si, ya que las preguntas de la periodista de El Mundo consistían en frases totalmente vacuas, puestas a huevo para que Losantos cogiera carrerilla y diera rienda suelta a sus fantasmas personales (el grupo Prisa, Polanco, el PSOE, y en general cualquier político/partido político/periodista de este país con ideas a la izquierda de las suyas). La verdad es que no se para qué se molestan en mandar a una entrevistadora a hablar con él. Para eso, que le den una página entera y que el hombre escriba lo que le salga de las narices. Pero bueno, tampoco es plan cuestionar el método de El Mundo desde este humilde foro.

Pero lo realmente sorprendente es el titular de la entrevista, donde Losantos afirmaba que Polanco es el amo absoluto del PSOE y de este país. Hombre, todo el mundo estará de acuerdo en que el grupo mediático que dirige Jesús de Polanco ha dado sobradas muestras de coincidencia ideológica con el PSOE. También es innegable que ha recibido cierto trato de favor por parte de gobiernos socialistas. Pero de eso a imaginarse a Polanco sentado en su trono de Mordor, con el anillo único en el dedo y gobernando España, va un paso bastante grande. Tan grande que hay que estar fuera de la realidad o ser todo un propagandista para decirlo en voz alta. ¿Se cree lo que dice, sr. Losantos? Porque si es así, yo me lo haría mirar...

3.11.05

Saludos

Visto que tengo opiniones sobre todo lo divino y humano (no siempre bien fundadas :P) he decidido crear este blog, donde iré hablando de lo que me apetezca.

A ver que tal sale.