Pou-pourrait de reflexiones sobre cualquier tema de actualidad. El autor no garantiza tener mucha idea sobre lo que está hablando.

4.5.06

La tarjeta en la furgoneta del 11M

No suelo seguir las noticias que publica El Mundo sobre "los agujeros negros del 11-M". Ya existe mucha gente que emplea su tiempo libre en desmentir todo lo que publica este periódico con pretensiones de "esclarecer la verdad" -en román paladino, disculpar las actuaciones del PP en los días previos del 11-M-. Una lista, no demasiado exhaustiva, de esos espacios donde, con las únicas armas de los hechos comprobadas y el puro sentido común, se intenta despejar todas las dudas que lanza El Mundo puede ser el foro de TodoPolítica, el blog de Ignacio Escolar, el blog 3 días de Marzo, etc.

Sin embargo, hay veces en los que, sin llevar un seguimiento exhaustivo de todo lo que sale a la luz con este tema, se pueden sacar conclusiones válidas. Y una de estas veces puede ser hoy, con el tema de la supuesta tarjeta aparecida en la furgoneta del 11-M.

Ayer publicaba esto El Mundo:

MADRID
.- Los primeros policías que llegaron hasta la furgoneta Renault Kangoo, la que se encontraba en la mañana del 11-M junto a la estación de tren de Alcalá de Henares, observaron algo en su interior que les llamó la atención: una tarjeta de visita del Grupo Mondragón que estaba situada en el salpicadero, perfectamente visible.

Habían pasado poco más de dos horas desde los atentados. A uno de los policías del coche K la tarjeta le pareció un hallazgo importante. Sabía que la rapidez en la identificación podía ser crucial. En la tarjeta podía leerse con claridad las palabras Grupo Mondragón. Tenía un número de teléfono fijo cuyo prefijo también llevaba al 'norte'. [sigue]

Bueno, estamos ante una tarjeta del Grupo Mondragón, de la que no se sabía nada. Realmente lo extraño de este asunto no es la tarjeta en sí -relacionar a ETA con el 11-M a través del Grupo Mondragón desde un medio de comunicación entra de lleno en varios artículos del Código Penal- sino el hecho de que no se hubiera sabido nada, que no hubiera aparecido hasta ahora, que se hubiera ocultado. Punto extraño que hay que aclarar.

Hoy publica esto El País:

La policía halló el 11 de marzo de 2004 en la furgoneta Renault Kangoo hallada en Alcalá de Henares (Madrid) una cinta de casete de la Orquesta Mondragón, tal y como recoge el sumario que instruye el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, y no una tarjeta de visita del Grupo Mondragón, un grupo empresarial vasco formado por 210 empresas surgido del movimiento cooperativo y denominado desde hace años Mondragón Corporación Cooperativa (MCC). Los investigadores del 11-M (actuales y ya cesados o sustituidos) y agentes que revisaron la furgoneta el día del hallazgo han negado que en el salpicadero del vehículo hubiese una tarjeta de MCC, tal y como publicó ayer El Mundo -que tituló en primera página "La furgoneta del 11-M tenía una tarjeta del Grupo Mondragón en el salpicadero"-.

Bueno, pues tenemos dos noticias totalmente antitéticas. Uno dice que se encontró una tarjeta del Grupo Mondragón, mientras que el otro dice que se encontró una cinta de Orquesta Mondragón. Aquí cada uno se acercará a la noticia que más le guste...

Pero hay más cosas. En escolar.net podemos leer una carta de un cooperativista de dicho grupo que afirma que el nombre de la empresa no es ese, sino Mondragón Corporación Cooperativa como se puede comprobar en su web, nombre que aparece en todas sus tarjetas de visita. Por otra parte en 3 días de marzo se publican fotocopias del sumario donde se hace una relación de los objetos encontrados en la furgoneta, donde aparece la cinta y no la tarjeta.

Ya cada uno pensará lo que quiera, pero mi impresión es que El Mundo ha patinado de una manera escandalosa (por no pensar que ha mentido a sabiendas), que dicha tarjeta no existe y que lo que realmente se encontró en la furgoneta fue la cinta de Gurruchaga. Porque la otra alternativa, que he leído por ahí, que es que estaban ambas -tarjeta y cinta- suena tanto a explicación ad hoc que provoca una sonrisa. ¿Cuál es la probabilidad de que se encontrara la cinta -algo ya probado- y una tarjeta con un nombre erróneo, teniendo en cuenta además que la orquesta y el grupo no tienen nada que ver entre sí?

EDITADO (15:37): Zaplana ha decidido ya: "Eran las dos cosas". Teniendo en cuenta que dicen que se enteraron ayer y que El Mundo está mas callado que el mudo de los hermanos Marx, sería curioso que nos explicara como ha llegado a esa convicción moral. ¿Wishful thinking?. Por cierto, alguien se está ganando una querella del Grupo Mondragón por decir chorradas...

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home